Uvas, muy buena para el cuidado de la piel

La uva es, despues de la naranja, la fruta mas cultivada en todo el mundo. Pero solo una pequeña parte de la uva producida se consume como fruta; la mayor parte se destina a la fabricación de bebidas alcohólicas, especialmente vino.

La uva constituye un componente esencial de la dieta mediterránea, y hasta de su cultura. No en vano se ha venido cultivando durante milenios en las cálidas tierras que rodean a este mar.

Estas son sus principales propiedades:

Antioxidante: ayuda a combatir los radicales libres, que son los principales causantes del envejecimiento del cutis, relacionados directamente con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas, cáncer y con el propio proceso de envejecimiento.

Hidratante, protectora y energética: es perfecta para aquellas personas que quieren tener una piel tersa y cuidada.

Vitaminas: B3, minerales y oligoelementos, tales como el calcio, el magnesio, el fósforo y el potasio.

Cuida el sistema inmunológico y previene la formación de coágulos en la sangre.

Reduce la hipertensión arterial, así como la formación de cataratas, protegiendo la visión, y ayudando a prevenir la inflamación. Flavonoides y resveratrol, que producen los siguientes beneficios sobre la circulación en las arterias: vasodilatación, por lo que aumenta el flujo sanguíneo.

Reduce el riesgo cardiovascular: A los beneficios de las sustancias antioxidantes, se suman los del aporte de potasio y magnesio, dos minerales que intervienen en la contracción de los músculos y el corazón.

Las uvas tienen en las pepitas un aceite muy rico en ácidos grasos esenciales con propiedades tanto suavizantes como hidratantes, que refuerzan la protección de la barrera cutánea.

Artículos relacionados

Comentarios