El síndrome de la comida china

 

El dolor de cabeza es, junto con las náuseas, las crisis asmáticas y las reacciones alérgicas, uno de los síntomas más significativos del llamado síndrome de la comida china.

El supuesto responsable de esta respuesta es el aditivo E-621, también conocido como umami o glutamato monosódico. Esta sustancia se emplea en los restaurantes orientales de dudosa calidad, pero también en la industria de la alimentación para potenciar (y a veces enmascarar) el sabor natural de los alimentos.

Los snacks salados, las sopas de sobre, los cubitos de caldo, las pastas y pizzas preparadas, las salchichas, las salsas, etc. son algunos de los alimentos procesados que pueden contener este saborizante.

A pesar de la polémica que suscitan los potenciadores del sabor, algunos expertos sospechan que, en grandes dosis, estos aditivos aumentan el apetito y pueden tener efectos nocivos sobre la salud, los que van del E.620 al E-625 están autorizados por la Unión Europea, los que van del E.620al E-625están autorizados por la Unión Europea.

Comentarios